DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Providencia

Día 130

“Y luego que Faraón dejó ir al pueblo, Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos, que estaba cerca; porque dijo Dios: Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto” (Éxodo 13:17).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 27:13-14; Mateo 11:28-30; Juan 6:37; 16:1; 1 Corintios 2:9.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Dios cuida de su pueblo: “Dios no los llevó...” (v. 17). “Y guiaré a los ciegos por camino que no sabían, les haré andar por sendas que no habían conocido; delante de ellos cambiaré las tinieblas en luz, y lo escabroso en llanura. Estas cosas les haré, y no los desampararé” (Isaías 42:16). Dios no nos expone a peligros innecesarios: “Dios no los llevó por el camino de la tierra de los filisteos” (v. 17). “No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar” (1 Corintios 10:13).

Dios conoce nuestra capacidad para la misión y progresivamente nos entrena para enfrentarla: “Para que no se arrepienta el pueblo cuando vea la guerra, y se vuelva a Egipto” (v. 17). “Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo, sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella han sido ejercitados” (Hebreos 12:11).

Habrá momentos en que pasemos por el “valle de sombra de muerte”, pero aún así: “no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento”.

Muchas veces en nuestro caminar, sentimos que estamos solos, pero tenemos la promesa de que Dios siempre estará con nosotros y podemos confiar en su Palabra.

Hoy oro para que agradezcamos a Dios por su providencia. No sabemos cuántas veces Él nos protegió no permitiendo que estuviéramos en caminos peligrosos para que no desistamos del “camino”.