DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


“Mío es”

Día 129

“Jehová habló a Moisés, diciendo: Conságrame todo primogénito. Cualquiera que abre matriz entre los hijos de Israel, así de los hombres como de los animales, mío es” (Éxodo 13:1-2).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 50:10-15; 100:3; Romanos 12:5; 1 Corintios 15:22; Efesios 1:6.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

“Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres” (Juan 8:36).

Nuestra respuesta a la libertad que Dios nos ha dado es devolverle lo que es de Él: Todo. No debemos olvidar lo que Dios ha hecho por nosotros: “... Tened memoria de este día, en el cual habéis salido de Egipto, de la casa de servidumbre, pues Jehová os ha sacado de aquí con mano fuerte...” (Éxodo 13:3).

La clave en la consagración es:
1. Una vida limpia sin levadura: “no comeréis leudado” (v. 3c).
2. Una fiesta de adoración, de agradecimiento: “Siete días comerás pan sin leudar, y el séptimo día será fiesta para Jehová” (v. 6).
3. Contar una y otra vez lo que Dios ha hecho por nosotros, “testificar”: “Y lo contarás en aquel día a tu hijo, diciendo: Se hace esto con motivo de lo que Jehová hizo conmigo cuando me sacó de Egipto” (v. 8).
4. La entrega a Dios de lo que más apreciamos, pues si lo hacemos, entonces todo lo demás será fácil: “dedicarás a Jehová todo aquel que abriere matriz, y asimismo todo primer nacido de tus animales; los machos serán de Jehová” (v. 12). “Mío es” (v. 2).
5. Libertad: “Estad, pues, firmes en la libertad con que Cristo nos hizo libres, y no estéis otra vez sujetos al yugo de esclavitud” (Gálatas 5:1). “Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios” (1 Corintios 6:20). “y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos” (2 Corintios 5:15).

Hoy oro para que escuchemos la voz de Dios diciéndonos: “Mío es”. Oro para que respondamos: “Señor, todo es tuyo”.