DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Todos tienen entrada a la Tierra Prometida

Día 127

“Mas si algún extranjero morare contigo, y quisiere celebrar la pascua para Jehová, séale circuncidado todo varón, y entonces la celebrará, y será como uno de vuestra nación; pero ningún incircunciso comerá de ella. La misma ley será para el natural, y para el extranjero que habitare entre vosotros” (Éxodo 12:48-49).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Romanos 2:29; 6:18; Hechos 26:18; Hebreos 10:25.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Los israelitas fueron liberados de la esclavitud egipcia: “Partieron los hijos de Israel... como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños” (v. 37).

Otros que no eran israelitas también partieron de Egipto. Parece que por la plagas, había muchos “temerosos de Jehová”, que amaban a los israelitas y también salieron con ellos, tal vez hicieron la pascua y fueron marcados por la sangre: “También subió con ellos grande multitud de toda clase de gentes...” (v. 38).

Dios tiene requisitos para su pueblo, y para aquellos que quieran formar parte de Él. Ser parte de su pueblo es participar de la pascua:
1. “Mas todo siervo humano comprado por dinero comerá de ella, después que lo hubieres circuncidado” (v. 44).
2. “Mas si algún extranjero morare contigo, y quisiere celebrar la pascua para Jehová, séale circuncidado todo varón...” (v. 48).
3. “La misma ley será para el natural, y para el extranjero que habitare entre vosotros” (v. 49).
Para pertenecer y permanecer en el pueblo de Dios es necesario:
1. Estar dispuestos a salir de nuestro “Egipto” (dejando toda esclavitud de pecado, convirtiéndonos a Jesús).
2. Tener el corazón circuncidado, entregado a la voluntad de Dios.
3. Participar de la pascua (tener comunión con Dios y con la familia de Dios siendo parte del cuerpo de Cristo).

Hoy oro para que tengamos la misma apertura de Dios para con todos. Dios está dispuesto a incluir a cualquiera que entre a su pueblo, si es que cumple las condiciones para ser aceptados por Él, por medio de su gracia.