DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Preparándose para la libertad

Día 122

“Y Jehová dio gracia al pueblo en los ojos de los egipcios. También Moisés era tenido por gran varón en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos de Faraón, y a los ojos del pueblo” (Éxodo 11:3).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 119:45; Isaías 61:1-3; Gálatas 5:1; Hebreos 10:19; Santiago 1:25; 1 Pedro 2:16.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Pasos para la preparación:
1. Por fe, ser conscientes de que Dios es el que está en control, no nosotros: “… Traeré aún sobre Faraón y sobre Egipto… él os dejará ir… seguramente os echará de aquí del todo” (v. 1).
2. Dios es quien provee si nosotros hacemos lo que Él nos pide: “... que cada uno pida a su vecino, y cada una a su vecina, alhajas de plata y de oro” (v. 2).
3. Dios facilita lo necesario para la preparación de la misión: “Y Jehová dio gracia al pueblo en los ojos de los egipcios...” (v. 3).
4. Una obediencia radical y una conducta intachable, nos darán credibilidad para que otros nos faciliten la misión: “... También Moisés era tenido por gran varón en la tierra de Egipto, a los ojos de los siervos de Faraón, y a los ojos del pueblo” (v. 3). Para este momento, no sólo los israelitas ya habían visto las maravillas de Dios a favor de ellos y en contra de los egipcios. Su fe había sido puesta a prueba y también se había fortalecido. Aún los siervos de Faraón tenían más sentido común, pues respetaban a Moisés y al Dios de Moisés.
5. Si Dios hubiera querido, desde la primea vez que Moisés y Aarón hablaron con Faraón para pedir que dejara salir a su pueblo, lo hubiera hecho.
Pero Dios tenía varios propósitos: Uno, era mostrar su poder, y que no hay nada ni nadie como Él. Dos, Dios comenzó una fuerte relación con el pueblo de Israel. Y tres, Él estaba preparando a su pueblo no sólo para la salida de la esclavitud de Egipto, sino que a través de esta pascua estaba preparando al mundo para la liberación de los pecados.
Hoy oro para que estemos listos para la intervención poderosa de Dios sobre la vida de cada uno de nosotros.