DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Perdona mi pecado solamente esta vez

Día 120

“Entonces Faraón se apresuró a llamar a Moisés y a Aarón, y dijo: He pecado contra Jehová vuestro Dios, y contra vosotros. Mas os ruego ahora que perdonéis mi pecado solamente esta vez, y que oréis a Jehová vuestro Dios que quite de mí al menos esta plaga mortal. Y salió Moisés de delante de Faraón, y oró a Jehová” (Éxodo 10:16-18).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 51; Ezequiel 33:11-12; Daniel 12:10; 1 Juan 5:18.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La confesión no es suficiente, debe haber frutos dignos de arrepentimiento.
1. Faraón llama: “Faraón se apresuró a llamar a Moisés y a Aarón...” (v. 16).
2. Faraón reconoce su pecado: “He pecado contra Jehová vuestro Dios, y contra vosotros” (v. 16b).
3. Faraón pide perdón: “Mas os ruego ahora que perdonéis mi pecado solamente esta vez...” (v. 17).
4. Faraón pide intercesión: “Mas os ruego... oréis a Jehová vuestro Dios que quite de mí al menos esta plaga mortal” (v. 17).
5. Moisés ora por el enemigo de Dios: “Y salió Moisés de delante de Faraón, y oró a Jehová” (v. 18).
6. Faraón recibe respuesta a su intercesión y a la oración de Moisés: “Entonces Jehová trajo un fortísimo viento occidental, y quitó la langosta y la arrojó en el Mar Rojo; ni una langosta quedó en todo el país de Egipto” (v. 19).
7. Faraón confesó pero no se arrepintió: “... y éste no dejó ir a los hijos de Israel” (v. 20). He escuchado a algunas personas que dicen que Dios no existe y que los milagros no existen, pero en este caso vemos a Faraón que no sólo vio las maravillas que Dios hacía, sino que se dio cuenta del poder del Dios de los israelitas, y aún así no se convirtió. En Jeremías 31:18 vemos que aún la verdadera conversión viene a través de la ayuda de Dios: “… Me azotaste, y fui castigado como novillo indómito; conviérteme, y seré convertido, porque tú eres Jehová mi Dios”.
8. ¡Dios tiene el control!: “Pero Jehová endureció el corazón de Faraón...” (v. 20).

Hoy oro para que Dios nos ayude a interceder por el bien de nuestros opositores, así como Moisés oró por la petición del Faraón.