DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Dios nos habla

Día 12

“¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?... Y oyeron la voz de Jehová Dios que se paseaba en el huerto al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia de Jehová Dios entre los árboles del huerto” (Génesis 3:1, 8).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Santiago 4:8; Santiago 4:5; Deuteronomio 4:29-31; Génesis 18:17; Amós 3:7; Salmo 107:19, 20
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

 
Dios no deja de hablarnos. Aun cuando Adán y Eva pecaron y trataron de esconderse, aún cuando habían traicionado a su Hacedor y se dieron cuenta de su finitud y que no había a dónde ir, DIOS LES SIGUE HABLANDO.

En el idioma original la pregunta de Satanás es una afirmación: “Aunque Dios te lo haya dicho, haz lo que te dé la gana”. El diablo siempre contradice lo que Dios dice. El diablo “ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, de suyo habla, porque es mentiroso, y padre de mentira” (Juan 8:44b).

Dos voces nos acompañan en todo momento: la de Dios, que nos ama y nos ayuda a tener una vida plena; y la de Satanás, que nos miente. Dios nos habla de muchas maneras y nos busca constantemente: Si prestamos atención, si guardamos silencio, si lo buscamos a Él, vamos a poder escucharlo. ¡No está lejos! Está en nuestro corazón, en nuestra mente, en la paz que nos da después de una oración. También nos habla a través de las circunstancias diarias y de manera especial, a través del Espíritu Santo y a través de su Palabra.

Aún hoy en medio de tanta conmoción e inseguridad, en medio de tanta maldad, Dios sigue extendiendo su mano, su gracia, su favor, su perdón y salvación a un mundo perdido y herido. Y Él confió en nosotros para que seamos sus pies y sus brazos.

“Mas Dios muestra su amor para con nosotros, en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros” (Romanos 5:8).

“Señor, permítenos escucharte y obedecerte en todo”.