DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


El tiempo de Dios, no es el nuestro

Día 114

“Entonces Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto, y subieron ranas que cubrieron la tierra de Egipto. Y los hechiceros hicieron lo mismo con sus encantamientos, e hicieron venir ranas sobre la tierra de Egipto. Entonces Faraón llamó a Moisés y a Aarón, y les dijo: Orad a Jehová para que quite las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré ir a tu pueblo para que ofrezca sacrificios a Jehová... Y Moisés respondió: Se hará conforme a tu palabra, para que conozcas que no hay como Jehová nuestro Dios” (Éxodo 8:6-8, 10b).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 50:20; Éxodo 14:21; Jueces 6:1; Zacarías 14:6-7; Mateo 14:26.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La clave de este pasaje está en la última frase Éxodo 8:15 “como Jehová lo había dicho”. Moisés y Aarón obedecen, y Dios obra a través de ellos: “Entonces Aarón extendió su mano sobre las aguas de Egipto, y subieron ranas que cubrieron la tierra” (v. 6). Los hechiceros obedecen a Faraón, y logran hacer las mismas señales que Moisés y Aarón. “Y los hechiceros hicieron lo mismo con sus encantamientos, e hicieron venir ranas sobre la tierra de Egipto” (v. 7).

Parecería que Faraón iba a ceder: “Orad a Jehová para que quite las ranas de mí y de mi pueblo, y dejaré ir a tu pueblo para que ofrezca sacrificios a Jehová” (v. 8b). Faraón se echa atrás, pues aún no es el tiempo de Dios: “Pero viendo Faraón que le habían dado reposo, endureció su corazón y no los escuchó, como Jehová lo había dicho” (v. 15).

Debemos dejar todo al control de Dios, ¡aunque no entendamos! La clave es que Él está perfeccionando nuestra confianza. Quiere que dependamos de Él, no de nuestras habilidades. ¡Sólo Dios debe llevarse la gloria en el cumplimiento de la misión!: “Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad; pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hechos 1:7-8).

Mi oración es que hoy Dios nos dé la paciencia necesaria para aguardar el cumplimiento de su plan, que evitemos la tentación de echar a andar nuestro plan y no el de Él.