DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Cuando parece que la misión está fracasando

Día 113

“Y Faraón se volvió y fue a su casa, y no dio atención tampoco a esto. Y en todo Egipto hicieron pozos alrededor del río para beber, porque no podían beber de las aguas del río. Y se cumplieron siete días después que Jehová hirió el río” (Éxodo 7:23-25).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 22:1-8,14-19; Juan 18:11-12; 19:1-3, 42.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Competencia de poder: La vara y las culebras. Moisés y Aarón obedecen las instrucciones de Dios y la vara se convierte en culebra: “Vinieron, pues, Moisés y Aarón a Faraón, e hicieron como Jehová lo había mandado. Y echó Aarón su vara delante de Faraón y de sus siervos, y se hizo culebra” (7:10).

Faraón da una orden a sus hechiceros y ellos hacen las mismas señales que hicieron Moisés y Aarón y las varas se convierten en culebras (v. 12).
La vara de Aarón es más poderosa que las de los hechiceros de Faraón: “mas la vara de Aarón devoró las varas de ellos” (v. 12).

El resultado: Se cumplió lo que Dios dijo: “Y el corazón de Faraón se endureció…” (v. 13).
El agua convertida en sangre: “Moisés y Aarón hicieron como Jehová lo mandó; y alzando la vara golpeó las aguas que había en el río, en presencia de Faraón y de sus siervos; y todas las aguas que había en el río se convirtieron en sangre” (v. 20).

Faraón da una orden a sus hechiceros y ellos hacen las mismas señales que hicieron Moisés y Aarón (v. 22).

El resultado: “... y el corazón de Faraón se endureció, y no los
escuchó; como Jehová lo había dicho. Y Faraón se volvió y fue a su casa, y no dio atención tampoco a esto” (vv. 22-23).

Que Cristo sea nuestro ejemplo supremo de perseverancia: “Considerad a aquel que sufrió tal contradicción de pecadores contra sí mismo, para que vuestro ánimo no se canse hasta desmayar. Porque aún no habéis resistido hasta la sangre, combatiendo contra el pecado” (Hebreos 12:3-4).

Hoy oro para que Dios fortalezca nuestro espíritu cuando en medio del cumplimiento de su misión parece que las cosas van mal.