DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Persistencia en dar el mensaje, aunque no nos crean

Día 111

“Asimismo yo he oído el gemido de los hijos de Israel… y me he acordado de mi pacto. Por tanto, dirás a los hijos de Israel: Yo soy JEHOVÁ; y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto… y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios; y vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios... Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad. Yo JEHOVÁ. De esta manera habló Moisés a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre” (Éxodo 6:5-9).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmo 126:6; 1 Corintios 15:58;1 Timoteo 4:16; 2 Timoteo 4:2, 5; Apocalipsis 14:13;.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Algunos puntos clave a tener en cuenta:
Dios oye el lamento de su pueblo y se acuerda de las promesas que le hizo (v. 5).
Las promesas de Dios son claras. No hay ambigüedad en ellas: Él puede cumplirlas pues es Dios: “Yo soy JEHOVÁ” (v. 6).

Nos librará de cualquier tiranía: “y yo os sacaré de debajo de las tareas pesadas de Egipto” (v. 6). Nos sacará de la esclavitud y nos pondrá a su servicio: “y os libraré de su servidumbre” (v. 6). Pagará el precio de nuestra libertad: “y os redimiré con brazo extendido, y con juicios grandes” (v. 6).

Nos hará suyos: “y os tomaré por mi pueblo y seré vuestro Dios” (v. 7). Tendremos la certeza de saber a quién pertenecemos; tendremos identidad: “vosotros sabréis que yo soy Jehová vuestro Dios” (v. 7). Nos guiará al lugar correcto: “Y os meteré en la tierra por la cual alcé mi mano jurando que la daría a Abraham, a Isaac y a Jacob; y yo os la daré por heredad” (v. 8).

Dios firma, porque Él es quien cumplirá sus promesas: “Yo JEHOVÁ” (v. 8).
Cómo líderes, nuestras palabras no serán suficientes. Tendremos que dar evidencias claras (testimonio) de que realmente Dios nos habló: “De esta manera habló Moisés a los hijos de Israel; pero ellos no escuchaban a Moisés a causa de la congoja de espíritu, y de la dura servidumbre” (v. 9).

Sigamos hacia adelante sin desanimarnos, comunicando el mensaje, dando evidencia, al mismo tiempo, de que es Dios quien nos llamó, habló, y envió.

Mi oración hoy es para que seamos persistentes en el mensaje y la misión que Él nos encomendó, aunque otros duden de nuestro liderazgo y de nuestro mensaje.