DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


Preguntas válidas

Día 109

“Entonces Moisés se volvió a Jehová, y dijo: Señor, ¿por qué afliges a este pueblo? ¿Para qué me enviaste? Porque desde que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo” (Éxodo 5:22-23).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Jeremías 1:8; 1:17-19; 2 Corintios 2:14; 4:7-10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Todo lo que le sucede a Moisés es parte de la preparación para el liderazgo. Dios nos entrena mientras que estamos “en” la misión. La reacción de Faraón ante la obediencia de Moisés fue maltratar aún más al pueblo. Dios lo permitió para prepararlo para la liberación: “... Vayan ellos y recojan por sí mismos la paja” (v. 7). “Agrávese la servidumbre sobre ellos” (v. 9). “Y azotaban a los capataces de los hijos de Israel que los cuadrilleros de Faraón habían puesto sobre ellos, diciendo: ¿Por qué no habéis cumplido vuestra tarea de ladrillo ni ayer ni hoy, como antes?” (v. 14).

Los capataces del pueblo amenazaron y culparon de traidores a Moisés y a Aarón: “... Mire Jehová sobre vosotros, y juzgue; pues nos habéis hecho abominables delante de Faraón y de sus siervos, poniéndoles la espada en la mano para que nos maten” (v. 21).

Moisés y Aarón estaban entre la espada y la pared. Aprendieron que sólo Dios puede cumplir la misión: “Porque desde que yo vine a Faraón para hablarle en tu nombre, ha afligido a este pueblo; y tú no has librado a tu pueblo” (v. 23).

La obediencia no viene como algo natural y menos cuando sabemos que vamos a sufrir persecución. Pero aunque no entendamos lo que Dios está haciendo a través nuestro, podemos confiar en Él y en sus promesas, porque a su debido tiempo veremos la victoria.
Preparémonos para la misión.

Mi oración hoy es que Dios nos dé entendimiento acerca de las consecuencias de nuestra obediencia a su misión, y que aunque no recibamos respuesta a los interrogantes que nos surgen cuando obedecemos su voz, aún así cumplamos su misión.