DEVOCIONALES VISITAS A GÉNESIS


En el Reino no existen llaneros solitarios

Día 107

“Y Jehová dijo a Aarón: Ve a recibir a Moisés al desierto. Y él fue, y lo encontró en el monte de Dios, y le besó. Entonces contó Moisés a Aarón todas las palabras de Jehová que le enviaba, y todas las señales que le había dado. Y fueron Moisés y Aarón, y reunieron a todos los ancianos de los hijos de Israel. Y habló Aarón acerca de todas las cosas que Jehová había dicho a Moisés, e hizo las señales delante de los ojos del pueblo. Y el pueblo creyó; y oyendo que Jehová había visitado a los hijos de Israel, y que había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron” (Éxodo 4:27-31).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    2 Reyes 19:15, 19; Marcos 6:7; Hechos 14:1; 1 Corintios 4:20.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

El rol de Aarón: Aarón es la respuesta a la excusa de Moisés, de que no podía hablar: “Entonces Jehová se enojó contra Moisés, y dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aarón, levita, y que él habla bien? Y he aquí que él saldrá a recibirte, y al verte se alegrará en su corazón” (Éxodo 4:14).

Dios siempre prepara un acompañante para la misión: “Y Jehová dijo a Aarón: Ve a recibir a Moisés al desierto” (v. 27).

La clave: La oración. Infiero que Moisés estaba orando a Dios: “Señor, ¡realmente no puedo hacer esto solo!”: “y lo encontró en el monte de Dios” (v. 27).

Moisés necesitaba alguien que lo apoyara y sentir que no estaba solo: [Aarón] “le besó” (v. 27). Moisés ahora contaba con alguien para llevar a cabo la misión. ¡La misión no es un secreto!: “Entonces contó Moisés a Aarón todas las palabras de Jehová que le enviaba, y todas las señales que le había dado” (v. 28).

La misión demanda obediencia del equipo y acción: “Y fueron Moisés y Aarón, y reunieron a todos los ancianos de los hijos de Israel” (v. 29).

La misión comienza contando en equipo la visión de Dios a nuestro pueblo. La misión no es sólo palabras, es poder: “... e hizo las señales delante de los ojos del pueblo” (v. 30b).
El éxito de la misión comienza cuando el pueblo entiende que el “Líder” es Dios, no los seguidores, lo demás es “idolatría”. ¡Sólo Dios merece adoración!
“Y el pueblo creyó; y oyendo que Jehová había visitado a los hijos de Israel, y que había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron” (v. 31).

Mi oración es que Dios nos provea un “Aarón”, alguien que nos escuche, que nos acompañe en la misión.