DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Sujeción total de Jesús

Día 83

Respondió entonces Jesús, y les dijo: De cierto, de cierto os digo: No puede el Hijo hacer nada por sí mismo...” (Juan 5:19).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 44:24; Salmos 16:8; Hechos 4:24; Efesios 1:18-19; Hebreos 13:21.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús da un discurso en respuesta a las actitudes necias de los fariseos que de una forma legalista critican la acción amorosa de Jesús de sanar a un lisiado. 

Su primera declaración es su propósito, su misión: “Mi Padre hasta ahora trabaja, y yo trabajo”. Su misión es cumplir la voluntad de su Padre. 

Jesús continúa con palabras que demandan atención: “De cierto, de cierto os digo”. Literalmente en el original dice: ¡Amén, amén! Pongan atención. Lo que voy a decir es muy importante, hará la diferencia en su vida si ponen toda su atención y entienden lo que les voy a decir. 

Ahora, presenta su modo de operación. Jesús opera en completa sumisión. Aunque Él es Dios, el Todopoderoso operar en completa sujeción al Padre. 

Jesús, la segunda Persona de la Trinidad, nunca dejó de ser Dios en unidad con el Padre y el Espíritu Santo. Las tres Personas obran en perfecta unidad y armonía. 

Jesús decide detener toda iniciativa personal e imitar todo lo que el Padre hace. Su estrategia procede del Padre y se sujeta en todo cumpliendo así la voluntad del Padre. Declara que por Él mismo “no puede... hacer nada”. 

¿En qué basamos nuestras estrategias, iniciativas, planes propuestas, las hacemos por nosotros mismos?