DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Sanidad completa, total

Día 80

“Después le halló Jesús en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor” (Juan 5:14).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 6:33; Lucas 19:10; Filipenses 2:9-11; 1 Juan 3:5, 8-9.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús sana, salva, liberta, santifica y da vida abundante.Su obra es completa. Jesús murió para rehacerlo todo: “De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas” (2 Corintios 5:17). 

La palabra original para sanar y salvar son iguales. Sólo el contexto nos da el sentido de la palabra si es sanidad o salvación. Realmente todo es salvación de las obras de Satanás. 

La salvación física es un milagro sobrenatural que Dios efectúa, y alabamos a Dios porque Él continúa haciéndolo hoy. 

La sanidad física es un destello de la salvación total de Jesús. Un día, cuando Jesús regrese, todos seremos completamente sanados físicamente. Hoy la sanidad física es un indicativo de la conquista total cuando Él regrese como Señor de todo, aún de lo material y físico. En su segunda venida tendremos cuerpos gloriosos, no nos volveremos a enfermar. Jesús conquistó la muerte con su resurrección. 

Pero hoy, el propósito principal de Jesús es la salvación espiritual. Damos gracias a Dios por salvarnos físicamente, aún así, debemos tener las prioridades en orden. 

Sin embargo, como vemos en el pasaje de hoy, Jesús “halló” al hombre, “en el templo, y le dijo: Mira, has sido sanado; no peques más, para que no te venga alguna cosa peor”. 

La advertencia de Jesús es severa. La salvación del pecado en la vida de las personas es la prioridad número uno de su misión. Establecer su señorío en la vida de las personas, su reinado, es su prioridad, lo demás vendrá por añadidura.