DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¡Advertencia: Cuidado con Nazaret!

Día 73

“Dos días después, salió de allí y fue a Galilea. Porque Jesús mismo dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra” (Juan 4:43-44).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 8:14; 49:7; 53:3; Mateo 13:57; Marcos 6:1-5; Lucas 4:24.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús se queda dos días en Samaria y su ministerio fue muy fructífero, hubo muchísimas conversiones. Ahora sale para Galilea. 

Juan el evangelista comenta la actividad de Jesús en Nazaret diciendo: “Porque Jesús mismo dio testimonio de que el profeta no tiene honra en su propia tierra”. 

Si leemos Marcos 6:1-5, Jesús “no pudo hacer... [en Nazaret] ningún milagro, salvo que sanó a unos pocos enfermos, poniendo sobre ellos las manos”. 

Sus coterráneos habían escuchado los rumores sobre María y José y cuestionaban la integridad de Jesús y de su familia; lo habían visto crecer, y cuestionaban su sabiduría, sus milagros, cuestionaban todo su ministerio. No tenían fe en Él. 

Yo me pregunto si Jesús al decir, “De cierto os digo, que con su lugar de origen? 
Hay ejemplos en la Escritura como José, David, Pablo y otros que fueron infructuosos en su propia tierra. Pero, ¿es esta la norma para todos? 

La fe me dice que no, pues hay millones de pastores y ministros que son muy fructíferos en su propia tierra. 

Creo que el asunto aquí no es hacer una regla sacando las palabras de Jesús de su contexto, y por lo tanto buscar una excusa para no ministrar en nuestro lugar de origen. Más más conocidos. 
Si hemos de ministrar en nuestro “Nazaret”, nuestra familia, nuestros conocidos, debemos hacerlo en el poder del Espíritu Santo.