DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¡Satisfacción eterna, y vida para compartir!

Día 63

“Respondió Jesús y le dijo: Cualquiera que bebiere de esta agua, volverá a tener sed; mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna” (Juan 4:13-14).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 84:5-7; Isai´as 55:1-3; 1 Corintios 10:4; Colosenses 2:10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús inicia una conversación común y corriente, pero con propósitos celestiales con la mujer samaritana. Jesús lleno de amor, está listo a ser el agua de vida eterna para toda la humanidad. Él hace todo lo posible para que nos acerquemos a Él. Siempre inicia la conversación. Si lo escuchamos y obedecemos su voz, recibiremos resultados eternos.

La oración y la lectura de la Biblia nos ayudan a escuchar mejor su voz y poner en práctica sus palabras.

La mujer samaritana está hundida en un pozo seco de desesperación. Su búsqueda terrenal para satisfacer su sed espiritual ha sido un fracaso continuo.

Jesús llega a nuestro pozo, a nuestra vida para satisfacer nuestro vacío.

Siempre tratamos de llenarnos con lo temporal y lo terrenal, y el resultado es “volver a tener sed”, y seguir vacíos.

Sin embargo, Jesús está dispuesto a dar agua espiritual, es decir, a llenarnos de Él. El que reciba su agua, “no tendrá sed jamás”.

Jesús no sólo da satisfacción eterna, Él no sólo sacia nuestra sed, sino que nos transforma en “una fuente de agua que salte para vida eterna”.

Él en nosotros, nos hace útiles, ahora somos un manantial de salud para otros. ¡Él nos convierte en agentes de transformación de los que están cerca de nosotros!

Él nos sacia y llena de tal manera que otros comienzan a ver a Jesús en nuestra vida.