DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


En el reino no existe eso de que “no se tratan entre si´”

Día 60

“... La mujer samaritana le dijo: ¿Cómo tú, siendo judío, me pides a mí de beber, que soy mujer samaritana? Porque judíos y samaritanos no se tratan entre sí” (Juan 4:7-9).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Romanos 1:16; 1 Corintios 1:24; Gálatas 3:28.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús en su imperativo de llevar a Dios a toda la humanidad, “tiene que pasar” por Sicar, en Samaria. Allí, Él esperaba una gran cosecha.

Jesús siempre busca al perdido. Él siempre empieza el que estemos sobrellevando, cargas, y así hablarnos para que busquemos a Dios. “Dame de beber”.

La mujer samaritana se asombra y le dice, “¿Por qué me hablas? ¿En nuestra cultura no se habla a las mujeres en público y mucho menos a extrañas? Y tu etnia y la mía se odian. ¿Quién eres?”

Jesús puede ver mucho más allá de la cultura, prejuicios, costumbres, enemistades y tradiciones. Él siente compasión por cada persona con la que se encuentra y no hace caso de que otros lo juzguen, critiquen o condenen.

Cuando nos encontramos con alguien que no toleramos, necesitamos preguntarnos: ¿Acaso Jesús no ama a esa persona tanto como a mí? ¿No murió también por esa persona? Necesitamos seguir el ejemplo de Jesús y amar a todos Dios.

Jesús no hace diferencia de raza, género, etnia, Él se aproxima a “todas las naciones”.

Guíanos Dios en este día y danos oportunidad de anunciar las Buenas Nuevas con los que todavía no te conocen.

El reino de Dios es para toda la humanidad. Sus brazos están abiertos para toda persona que lo busque y necesite de todo corazón. Jesús oró: “Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”.