DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Qué testifico acerca de quién es Jesús para mí?

Día 57

“... El que recibe su testimonio, éste atestigua que Dios es veraz. Porque el que Dios envió, las palabras de Dios habla; pues Dios no da el Espíritu por medida. El Padre ama al Hijo, y todas las cosas ha entregado en su mano” (Juan 3:31-35).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 14:21-23; Colosenses 1:15-20; Hebreos 1:2-4.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Juan el Bautista testifica quién es Jesús: Jesús es alguien celestial y está sobre todos: cele “El que de arriba viene, es sobre todos; el que es de la tierra, es terrenal, y cosas terrenales habla; el que viene del cielo, es sobre todos”.

Jesús no habla por sí mismo. Su mensaje es el del Padre, y es un mensaje celestial. Su visión es celestial y es verdadera.

No tenemos ningún derecho a testificar de nosotros mismos, o autoproclamarnos. Nuestro mensaje sólo debe venir del Padre, este es nuestro verdadero testimonio, decir sólo lo que Él dice, y hacer sólo lo que Él nos pida, es decir, una identidad total con el Padre, y por lo tanto con Jesús.

Jesús está dispuesto a darnos el Espíritu de Dios y a darlo en plenitud.

venció la muerte resucitando de entre los muertos. Él nos ama mucho más de lo que podamos imaginar o entender y tiene un propósito para cada persona. Jesús tiene poder para transformarnos, renovarnos y limpiar nuestra mente y corazón de todo pecado. En Él siempre hay esperanza, gozo indescriptible y paz. Nos llena de su presencia, amor y nos bautiza con el Espíritu Santo. ¡Que Jesús brille a través nuestro!

Jesús es el amado del Padre, por lo tanto es el dueño y Señor del universo, de todo lo que existe. Esto nos da un sentido de compromiso con otros y un sentido de mayordomía de todo lo que somos, todo lo que tenemos, y más que cualquier cosa, del mensaje de Dios.