DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Practicando la verdad

Día 55

“Mas el que practica la verdad viene a la luz, hechas en Dios” (Juan 3:21).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Génesis 24:48; Éxodo 18:21; Deuteronomio 32:4; 2 Samuel 7:28; Salmos 31:5; Isaías 25:1; Juan 8:12; 14:6; Romanos 1:18; 1 Juan 1:6-7.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Somos seres que formamos hábitos, tanto buenos como malos. Una vez que se practican los hábitos, éstos se con- vierten en algo natural. Lo hacemos sin darnos cuenta.

Los hábitos son tan naturales que por lo general necesitamos que alguien nos indique que tenemos éste o aquel hábito incorrecto. Necesitamos que alguien nos haga caer en cuenta. Pero cuando alguien lo hace por lo general, nos enojamos. Por supuesto, hay hábitos negativos, y debemos verlos a la luz de la Biblia y llevarlos al Señor. Es importante macar los hábitos negativos y también elogiar los hábitos positivos de otros, y así edificarnos unos a otros en amor.

Juan 3:18-19 habla de la condenación. Primero dice que la condenación es rechazar a Jesús. Rechazarlo a Él es re- chazar la luz. Jesús es la luz.

Una frase estupenda en este pasaje es “el que practica la verdad viene a la luz”.

Para vivir a salvo, debemos practicar la verdad. Es decir, caminar en la luz. Dios nos muestra una acción o un hábito peligroso o malo por medio de su amorosa voz, ya sea a través de su Palabra, a través de otros, o hablando a nuestro corazón. Nuestra reacción debe ser, sí Señor, y dejar de inmediato y radicalmente esa actitud, hábito, práctica o vicio. ¡Practico la verdad que he recibido y comienzo a caminar en la luz!

Entre más practicamos la verdad, entre más caminamos en la luz, más resplandeceremos y otros verán a Dios a través de nuestra vida: “Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor” (2 Corintios 3:18).