DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Puede creer?

Día 52

“Nicodemo le dijo: ¿Co´mo puede un hombre nacer siendo viejo? ¿Puede acaso entrar por segunda vez en el vientre de su madre, y nacer?... (Juan 3:4-15).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Proverbios 30:4; Salmos 123:2; Isaías 45:22; 1 Corintios 1:18, 20; 15:47; Gálatas 2:16; Efesios 1:23; 4:10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La pregunta de Nicodemo: “¿Cómo puede hacerse esto?” tiene que ver con el proceso de nacer de nuevo. Todos sabemos cómo se nace terrenalmente, por la carne. ¿Pero cómo se nace de lo alto? ¿Cómo se nace del Espíritu? ¿Cómo se nace de nuevo?

Jesús responde con varias declaraciones claves y claras: 1. No es un asunto terrenal. No es un asunto que se discierne con la razón: “¿Eres tú maestro de Israel, y no sabes esto?”

2. Es un asunto celestial, es un asunto de Dios. ¡Es el milagro de milagros! ¡Es un asunto de fe! “Si os he dicho cosas terrenales, y no creéis, ¿cómo creeréis si os dijere las celestiales?” (v. 12). “Nadie subió al cielo, sino el que descendió del cielo; el Hijo del Hombre, que está en el cielo”(v. 13).

3. Es el regalo de Dios por medio de la muerte de Jesús en la cruz al dar la vida para que toda la humanidad pueda ser salva. Es creer que Jesús dio su vida por usted y por mí. Es un asunto de creer: “Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado” (v. 14).

4. Es algo que marcará el destino de cualquier persona, si cree y confía en Jesucristo, por supuesto: “Para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (v. 15).

La buena noticia de que Jesús nos salva es muy sencilla. Se requiere la fe de un niño, sólo creer que el Padre celestial lo hará. Es sólo recibir el regalo de la salvación.

Pero el evangelio (la buena noticia) a la vez es un misterio. Es Dios haciendo algo nuevo en la humanidad, es Él haciendo algo nuevo en mí.