DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


El nuevo nacimiento (2)

Día 50

“Lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que es nacido del Espíritu, espíritu es. No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo” (Juan 3:6, 7).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Hechos 2:35-40; 17:28; Romanos 8:5-10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En este pasaje Nicodemo va en busca de Jesús. Él sabe que Jesús es muy especial, pues ha visto o escuchado las maravillas que Dios hace por medio de Él. Siente curiosidad y admiración por Jesús, pero todavía no sabe quién es Él.

Jesús conoce la necesidad más profunda de Nicodemo y va directo al grano. Le habla de la decisión más importante que todo ser humano puede tomar en su vida.

Sólo hay dos formas de vivir: “por la carne” o “por el Espíritu”.

Pedro nos lo explica, en Hechos 3:19, con palabras sencillas lo que significa nacer de nuevo: “Así que, arrepentíos y convertíos, para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio”.

Jesús mismo dijo en Marcos 1:15: “... El tiempo se ha cumplido, y el reino de Dios se ha acercado; arrepentíos, y creed en el evangelio”.

para lograr lo que queremos y necesitamos. Esto nos lleva a una vida de estrés, frustración, decepción y vacío.

Por otro lado, podemos vivir “por el Espíritu”. Es decir, dependiendo total y absolutamente de Dios. Vivir por el - tu nos guía, nos da paz, gozo, vida abundante, satisfacción y plenitud a nuestra vida. Su Espíritu nos dará todo lo necesario para darlo a conocer entre aquellos que nos rodean: “Venga tu reino, hágase tu voluntad”.

Jesús concluye: “No te maravilles de que te dije: Os es necesario nacer de nuevo”.