DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Jesús nos atrae

Día 47

“Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él” (Juan 3:1-2).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 7:7-12; Juan 3:16-17; 8:1-11; Filipenses 2:5-11; 4:6-7; Apocalipsis 3:20.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Señor, te llamo y contestas. Te doy un corazón vacío y lo llenas. Ponemos delante de ti una vida hecha pedazos y la renuevas, la Si temo, eres mi refugio. Si estoy confundido, me das palabras de sabiduría. Te pido y me das no lo que quiero, sino lo que necesito. Siempre estás muy cerca de mí. En mi mente y en mi corazón. Busco paz y me das perdón. En Jesús tenemos toda la belleza que alguien pueda desear. En Él vemos fuerza, autoridad, humildad y verdadero amor.

Aunque Dios eterno y poderoso, se hizo débil naciendo en forma de bebé para mostrarnos el camino al Padre. Camino de obediencia y santidad.

Muchos se burlaron de Él, lo criticaron, lo rechazaron, lo echaron de sus vidas, dudaron de su autoridad y descendencia, lo persiguieron, lo arrestaron, lo juzgaron, lo azotaron, lo golpearon e hirieron, pero Él siguió amando, perdonando, lla- mando y abriendo camino de salvación para todo aquel que lo quiera recibir.

Con su muerte nos dio vida eterna, aunque éramos pecadores y inmerecedores de su sacrificio.

Es sencillo, pero profundo. Desde joven deslumbró a los doctores de la ley con sus conocimientos y sabiduría.

Encuentro belleza en Jesús, en que todo ser humano es importante para Él. Sin importar si es rico o pobre, sabio o torpe, erudito o ignorante, triunfador o derrotado. A todos ama y por todos murió.

En Jesús se cumple toda promesa hecha en la Palabra de Dios. Él es nuestra esperanza, nuestro gozo, nuestra paz, nuestra vida, nuestra razón de vivir.

¡Cómo no ver su belleza!