DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


La atracción de Jesús

Día 46

“Había un hombre de los fariseos que se llamaba Nicodemo, un principal entre los judíos. Este vino a Jesús de noche, y le dijo: Rabí, sabemos que has venido de Dios como maestro; porque nadie puede hacer estas señales que tú haces, si no está Dios con él” (Juan 3:1-2).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 53:2; Salmos 119:28; Eclesiastés 3:11; Juan 3:14-15; 19:38-39; Colosenses 1:15.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En el pasaje anterior Jesús dice: “Pero Jesús mismo no se dad de que nadie le diese testimonio del hombre, pues él sabía lo que había en el hombre” (Juan 2:24-25).

Jesús “sabía lo que había en el hombre”. Él conoce la necesidad más profunda de toda persona. Él sabe que tratamos de satisfacer esa necesidad por medio de cosas que no llenan.

Nicodemo es un ejemplo de alguien necesitado, como todos nosotros.

Nicodemo era una persona importante, un miembro del comité más importante de los judíos. Tal vez buscaba satisfacción con posición religiosa, autoridad y rango entre los suyos.

Nicodemo es atraído por Jesús porque ¡Él es atractivo! Cuando Él está presente siempre atrae multitudes.

Como muchos, Nicodemo, tenía temor de acercarse, tenía temor del qué dirán. Por eso viene a Jesús de noche.

No importa si venimos de noche, a escondidas, lo que importa es que vengamos a Jesús. Él siempre está listo para atendernos. Él no mantiene una lista de citas. ¡Nunca tenemos que esperar un turno con Él!

¿Por qué es Jesús atrayente? La Biblia no habla de Jesús como alguien atractivo físicamente, más bien habla de una atracción espiritual. Él es “la imagen del Dios invisible”.

Nicodemo no entendía la razón por la que Jesús lo atraía, pero tenía evidencia de que en Jesús había algo deseable, algo que él necesitaba. Nicodemo sabía que Dios estaba con Jesús, y es por eso que viene a Él. Nicodemo no sería defraudado, su encuentro con Jesús transformaría su vida.