DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Qué consume toda su atención, energía y esfuerzos?

Día 43

“... y dijo a los que vendían palomas: Quitad de aquí esto, y no hagáis de la casa de mi Padre casa de mercado. Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me consume” (Juan 2:13-17).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 69:9; Marcos 3:21; Juan 7:5; 1 Corintios 6:19; 1 Timoteo 6:5, 10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La Pascua es la fiesta de independencia judía. Celebran la libertad de la cautividad egipcia. Dios la estableció como recordatorio de su poder para libertar a los cautivos, esclavos de lo que sea (vicios, adicciones, relaciones negativas), pero más que cualquier cosa, del pecado.

El primer día de celebración de la pascua se llevaba a cabo el día de la expiación donde se ofrecía un cordero limpio, sin mancha.

Juan el Bautista cuando vio a Jesús dijo: “He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo” (Juan 1:29b).

La expiación se celebraba en el templo (en el tabernáculo cuando no había templo). Ahora “el Cordero de Dios” viene por primera vez en su ministerio público al templo. Para su sorpresa encontró el centro de la religión (judía en este caso) consumido, apasionado consigo mismo, con llenarse de dinero.

La pasión de Jesús fue ofrecer su vida por el pecado. La pasión de Jesús es limpiarnos de todo pecado, aún de la raíz del pecado. Su pasión es limpieza profunda y total. Esto lo consume. Esto toma todo su esfuerzo, toda su energía, toda su atención y hasta su vida. Su pasión es amar a Dios y amarnos a nosotros a tal extremo que sus mismos familiares pensaron que estaba “fuera de sí”.

Nosotros fuimos creados para ser el “templo del Espíritu Santo”. La pasión de Jesús es llegar a nuestra vida, limpiarnos, llenarnos y morar en cada uno de nosotros.

Si examino mis actividades, ¿qué es lo que me apasiona? ¿Qué tiene que limpiar Jesús hoy en su templo, en mí? Jesús quiere ser mi Libertador.