DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


“Pastorea mis ovejas”

Día 360

“Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas” (Juan 21:16).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 78:70-72; Isaías 6:8; Mateo 10:7-8; 28:19-20.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

“Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas?” ¡Santa insistencia! Jesús utiliza una vez más la palabra “agapeo”. Le pregunta una vez más: “¿Pedro estás conscientemente dispuesto a dar la vida por mí?”

Pedro y todos los discípulos ya le habían dicho a Jesús que si fuera necesario darían la vida por Él: “Pedro le dijo: Aunque me sea necesario morir contigo, no te negaré. Y todos los discípulos dijeron lo mismo” (Mateo 26:35).

Fue Pedro el que realmente “tenía una espada, la desenvainó, e hirió al siervo del sumo sacerdote, y le cortó la oreja derecha. Y el siervo se llamaba Malco” (Juan 18:10).

Pedro sí estaba dispuesto a morir por su Maestro, pero su esperanza era la de un reino terrenal, un gobierno por la fuerza, no un reinado de paz y de libertad del pecado. Pedro le dice por segunda vez a Jesús, “tú sabes que te quiero” (NVI). La respuesta es “te quiero”, un te quiero que espera algo en retorno.

Jesús nos insiste para que veamos desde lo más profundo el tipo de amor que tenemos por Él. ¿Cómo saber si amo a Jesús así como Él lo merece y lo desea? Podemos saberlo por la medida en que damos de nosotros mismos, de nuestro tiempo y servicio para que muchos conozcan verdaderamente a Jesús, se arrepientan y lo sirvan.

¿Es un amor que busca los beneficios del poder de Dios o es un amor que ama a Dios para dar la vida por otros para que lo conozcan a Él?

La respuesta de Jesús es: “Pedro sé como yo, sé pastor”: “Pastorea mis ovejas”. Sé como yo, “y pongo mi vida por las ovejas”.