DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¡Necesidades!

Día 36

“Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: No tienen vino” (Juan 2:3).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    2 Samuel 22:7; Salmos 23:1; Proverbios 3:9-10; Miqueas 7:7; Marcos 3:31-35; Lucas 2:19, 51; Filipenses 4:19
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Muchos comentaristas dicen que el matrimonio al que asistió Jesús y sus discípulos fue al de Juan, el apóstol, debido al estilo de Juan de no mencionarse a sí mismo. Es una teoría, pero parece razonable.

Era el deber del novio proveer las raciones para la boda, y ahora pareciera que éste quedaría mal con su invitados.

Hay mucha necesidad todo el tiempo y Dios está listo para oírnos y ayudarnos.

Es interesante la confianza que tiene María en Jesús. Ella guardaba muchos tesoros en su corazón respecto a Jesús. Como cuando le habló el ángel, y en especial, la manera en que Jesús fue engendrado. ¿Le habla ella como madre, o le habla como discípula-seguidora de Jesús? Yo creo que de ambas formas.

La Biblia dice que María hacía 100% la voluntad del Padre. Ahora ella va y pide. No pide para ella, pide para su sobrino Juan y la necesidad de la fiesta. Ella pide con la seguridad de que Jesús es Dios, y que Él todo lo puede.

Jesús dice que todo aquel que hace la voluntad del Padre es como si fuera su madre su hermano o hermana (Marcos 3:31-35).

Si hacemos la voluntad de Dios, Él nos responde. Tal vez no lo que queramos, pero responderá con exactitud a lo que necesitamos.

¿Es nuestra relación tan cercana a Jesús que le conocemos y tenemos la confianza para ir a Él con nuestras necesidades, y las de otros? ¿Estamos haciendo la voluntad de Dios 100% para que Él nos escuche?

Oh bendita oración, mueve montañas, transforma las circunstancias, y a través de ellas Dios suple necesidades. La clave: ¡confianza y obediencia!