DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


La razón del Evangelio de Juan

Día 357

“Hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro. Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre” (Juan 20:30-31).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 21:24-25; Hechos 1:2-4; 10:40-43; Romanos 15:14; 1 Corintios 15:5-8.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

¿Qué es una señal? Hay señales de humo, de fuego, avisos fluorescentes, carteles en las avenidas, advertencias de peligros, discursos para convencer, actos para atemorizar y confundir, manifestaciones para lograr cambios políticos, sociales, etc.

A veces sabemos quién inició, programó, o emitió estas señales. Las señales nos guían hacia algún lugar o a alguien, o nos ayudan a tomar una decisión, o nos dan información.

Dios usa muchas señales, de muchas maneras, y en muchos tiempos. Sus señales siempre, siempre están dentro del marco de la santidad de Dios, la voluntad de Dios, y son para guiar a que creamos en Jesús: “Pero éstas se han escrito para que creáis que Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, y para que creyendo, tengáis vida en su nombre”.

El Evangelio de Juan tiene 7 casos/acontecimientos que le suceden a personas. Estos están asociados con 7 personas, 7 milagros y 7 discursos. Cada uno de los acontecimientos, milagros, y discursos son señales que guían a los seguidores de Cristo, al entendimiento de su misión, a formarnos como Él es, y a adoptar su misión.

La mayoría de los comentarios nos explican que la frase, “hizo además Jesús muchas otras señales en presencia de sus discípulos, las cuales no están escritas en este libro”, se refiere a señales, milagros, enseñanzas que Jesús hizo durante su ministerio y durante los 40 días entre su resurrección y ascensión. Sin embargo, es obvio que lo que tenemos escrito de Jesús no contiene todo lo que Él hizo y dijo.