DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Qué hacemos con las llaves del Reino? (Primera parte)

Día 353

“A quienes remitiereis los pecados, les son remitidos; y a quienes se los retuviereis, les son retenidos” (Juan 20:23).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 16:19; Hechos 2:38-39; 3:19-20; 1 Corintios 5:4-5; Hebreos 10:25.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Inmediatamente que Jesús les indica a los discípulos que reciban el Espíritu Santo, les presenta una de las responsabilidades más importantes, la de ser templos del Espíritu Santo. Ahora son responsables de usar bien las llaves del reino: “Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos” (Mateo 16:19a).

La primera llave del Reino es SER testigo de Jesús. Es ser la imagen de Jesús en medio de una sociedad que desesperadamente necesita verlo: “para que seáis irreprensibles y sencillos, hijos de Dios sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la cual resplandecéis como luminares en el mundo” (Filipenses 2:15).

La segunda llave del Reino es la oración por los perdidos: “Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi Padre que está en los cielos” (Mateo 18:19). El versículo anterior dice: “De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo” (Mateo 18:18). 

La tercera llave del Reino es creyentes congregados buscando la presencia de Dios en adoración, oración, proclamación y arrepentimiento: “Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mateo 18:20-22).