DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Por qué primero a María Magdalena?

Día 349

“Jesús le dijo: ¡María! Volviéndose ella, le dijo: ¡Raboni! (que quiere decir, Maestro)” (Juan 20:16).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Jeremías 29:12-13; Mateo 5:4; 5:8; 9:12-13; 18:10-14.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Con María Magdalena, Jesús nos da una oportunidad muy grande de ver lo que la salvación de Jesús hace en la vida de cualquiera, aunque la persona esté en lo más profundo del pecado: “No he venido a llamar a justos, sino a pecadores...” (Lucas 5:32).

Conocemos personas que han dado un giro de 180° y cómo Dios las ha sacado de su miseria y las ha transformado a la misma imagen de Jesús: “Porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos” (Romanos 8:29).

También hemos escuchado muchas veces decir: “a ese... nadie lo cambia”, pero hay poder en la sangre de Jesús para transformar aun al más vil pecador.

Regresando al versículo, ¿por qué Jesús se le presentó primero a María Magdalena? No por casualidad. Jesús siempre está cumpliendo un propósito, siempre cumpliendo la voluntad del Padre.

María Magdalena amaba verdaderamente a Jesús y lloraba por Él. No estaba buscando un favor, ni un milagro, ni sus bendiciones, pues en ese momento sólo buscaba a “un muerto”.

Aquí podemos ver cuatro cosas: 1) que Jesús le dio un lugar privilegiado a la mujer; 2) que el que ama a Jesús verdaderamente y con todo su corazón, Él se le manifiesta, sin importar que sea hombre o mujer; 3) que cuando Jesús salva a alguien del pecado, lo transforma completamente y de verdad; y que toda persona que se convierta a Jesús, tiene esperanza de vida eterna y vida en abundancia.