DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


“Su testimonio es verdadero”

Día 341

“Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis. Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron” (Juan 19:35-37).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 7:14; 11:1-2; Zacarías 13:7; Malaquías 4:5; Mateo 1:1-2, 17; 3:16; Juan 3:14-15.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Es verdaderamente asombroso ver cómo se cumplen en Jesús todas las profecías acerca de su venida, de su ministerio y crucifixión, de su resurrección y de su glorificación.

Tanto Moisés, como los profetas y los salmos dan datos específicos y exactos de su venida y todo se cumplió.

¿Cómo tener duda de quién es Jesús y de lo que hizo por nosotros?

Podemos leer algunas de estas profecías como la de Miqueas 5:2 que dice: “Pero tú, Belén Efrata, pequeña para estar entre las familias de Judá, de ti me saldrá el que será Señor en Israel...” También leemos en Salmos 22 muchas de las profecías por lo que le iba a suceder a Jesús en la cruz. Isaías 9:6 dice: “Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz”.

Y aunque no podamos afirmar con Juan acerca de haberlo visto con nuestros ojos físicos o de haberlo palpado con nuestras manos, sí podemos afirmar que lo podemos ver con nuestros ojos de la fe y que lo hemos palpado cuando camina con nosotros, cuando nos llena de paz, cuando nos permite sentir su amor, cuando nos llena de vida y de esperanza aun en momentos críticos de nuestra vida, y cuando recibimos su perdón y su gracia.

Juan, estampa su firma diciendo: “Y el que lo vio da testimonio, y su testimonio es verdadero; y él sabe que dice verdad, para que vosotros también creáis”. Concluye este episodio afirmando: “Porque estas cosas sucedieron para que se cumpliese la Escritura: No será quebrado hueso suyo. Y también otra Escritura dice: Mirarán al que traspasaron”.