DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


“Todo se ha cumplido”

Día 336

“Cuando Jesús hubo tomado el vinagre, dijo: Consumado es. Y habiendo inclinado la cabeza, entregó el espíritu” (Juan 19:30).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Daniel 9:24; Lucas 1:31-33; 22:37; Juan 4:34; 17:4; Hechos 2:23; Romanos 3:24-25; 1 Pedro 1:9.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

El apóstol Juan (por revelación del Espíritu Santo) observa: “... sabiendo Jesús que ya todo estaba consumado”. Jesús dice “tengo sed”, cumpliendo hasta el último detalle la voluntad del Padre para que la Escritura se cumpliese".

Ahora “Jesús, habiendo otra vez clamado a gran voz” (Mateo 27:50), dice: “Consumado es”.

Otras versiones lo traducen como: “Cumplido está”.

En el idioma original, esta expresión viene de la palabra “propósito”.

Adam Clarke, de una manera magistral expresa el pensamiento de Jesús: “'He ejecutado los grandes diseños y propósitos del Todopoderoso. He satisfecho las demandas de su justicia. He cumplido todo lo que fue escrito en los profetas, y sufrido al máximo la malicia de mis enemigos; y ahora el camino hacia el lugar santísimo se ha hecho manifiesto a través de mi sangre'. Un horrible final, aún así un final glorioso. A través de esta muerte trágica, Dios es reconciliado con el hombre, y el reino de los cielos se ha abierto a todo aquel que crea”.

Jesús “el autor y consumador de la fe”. 

La aplicación más exacta y completa a este costoso e increíble sacrificio, la presenta el autor a los Hebreos en 12:1-3.

La palabra de Jesús “consumado es”, declara su éxito, declara su amor expresado en excelencia y dedicación completa. Declara nuestro éxito en Él.

La única forma de tener tal éxito es apropiarse por fe ese gran regalo de amor: Juan 3:16.

El apóstol Pablo lo expresa así: “¡No tenemos palabras para agradecer a Dios por el regalo de su generoso amor!” (2 Corintios 9:15, versión Palabra de Dios para todos).