DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Presión de las multitudes: ¿Quién es su rey?

Día 326

“Desde entonces procuraba Pilato soltarle; pero los judíos daban voces, diciendo: Si a éste sueltas, no eres amigo de César; todo el que se hace rey, a César se opone. Entonces Pilato...” (leer Juan 19:12-15).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 49:7; 53:2-3; Hechos 21:34-36.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Pilato “procuraba” soltar a Jesús. Pero la presión de la multitudes era mucha: “Los judíos daban voces, diciendo: Si a éste sueltas, no eres amigo de César; todo el que se hace rey, a César se opone... ellos gritaron: ¡Fuera, fuera, crucifícale!”

No podemos estar indecisos, ni tibios como Pilato. O pertenecemos a Cristo o no pertenecemos a Él. Leemos en Apocalipsis 3:15-16: “Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! Pero por cuanto eres tibio, y no frío ni caliente, te vomitaré de mi boca”.

Pilato trata de jugar con la multitud, pero no puede contenerlos: “¡He aquí vuestro Rey!... ¿A vuestro Rey he de crucificar? Respondieron los principales sacerdotes: No tenemos más rey que César”.

“Era la preparación de la pascua, y como la hora sexta”. Estaba muy cerca el día de independencia, “la pascua”. El Libertador en vez de ser exaltado a Rey es puesto como malhechor: “¡Fuera, fuera, crucifícale!... No tenemos más rey que César”.

Cuando Jesús no es Rey de nuestra vida, entonces cualquiera puede hacerse rey de nuestra vida. En Lucas 16:13 leemos: “Ningún siervo puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas”.

Los judíos eran esclavos de los romanos, ahora deciden ser sus súbditos haciendo “rey a César”. Despreciaron al verdadero Libertador.

Lo asombroso es que en medio del rechazo, el odio y violencia, Jesús murió también por cada uno de los que lo condenaban.