DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Providência

Día 310

“Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis? Le respondieron: A Jesús nazareno. Jesús les dijo: Yo soy. Y estaba también con ellos Judas, el que le entregaba. Cuando les dijo: Yo soy, retrocedieron, y cayeron a tierra...” (leer Juan 18:4-9).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Éxodo 3:13-14; Salmos 3:6; 27:3; Proverbios 28:1; Isaías 9:6; Juan 10:17-18.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

“Pero Jesús, sabiendo todas las cosas que le habían de sobrevenir, se adelantó y les dijo: ¿A quién buscáis?” Jesús tenía acceso directo al Padre, por lo tanto “sabía todas las cosas”.

En tres ocasiones diferentes anunció a los discípulos su muerte: “He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte; y le entregarán a los gentiles para que le escarnezcan, le azoten, y le crucifiquen; mas al tercer día resucitará” (Mateo 20:18-19).

Jesús es el “YO SOY”, el Dios de la eternidad, el Hijo de Dios. Ante Él todo se somete, aún los que intentan “deshacerse” de Él (lo que es una imposibilidad). Él seguirá buscándolos.

Jesús cuida a los suyos. Él es el sustentador. En Él hay provisión. Ante Él no hay casualidad: “... pues si me buscáis a mí, dejad ir a éstos; para que se cumpliese aquello que había dicho: De los que me diste, no perdí ninguno” (vv. 8-9).

A Jesús nadie lo puede secuestrar, capturar, manipular, utilizar. Él es Dios, el todopoderoso, y aún en la circunstancia de su arresto, es Él quien dispone de sí mismo y se entrega para cumplir la misión que el Padre le ha dado.

A Jesús nada lo toma por sorpresa. Aún hoy Él está al tanto de nuestro presente y de nuestro futuro, y hará provisión para que siempre andemos en victoria y de gloria en gloria.

Jesús es el buen Pastor: Él da su vida por sus ovejas. ¡Confiemos a Él todos nuestros temores, todas nuestras situaciones, todos nuestros triunfos y logros, todo lo que somos! En Él hay seguridad.