DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Reuniéndose con los discípulos

Día 308

"Habiendo dicho Jesús estas cosas, salió con sus discípulos al otro lado del torrente de Cedrón, donde había un huerto, en el cual entró con sus discípulos. Y también Judas, el que le entregaba, conocía aquel lugar, porque muchas veces Jesús se había reunido allí con sus discípulos" (Juan 18:1-2).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 26:42-46; Romanos 5:8; 2 Corintios 5:21–6:1.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

En Juan 17 Jesús ora por los discípulos que le seguían en ese entonces y también ora por los que también serían sus discípulos hasta el día de su regreso. Jesús pasaba tiempo con sus discípulos: “porque muchas veces Jesús se había reunido allí con sus discípulos”.

Jesús salió al otro lado del torrente de Cedrón, donde había un huerto. En los otros Evangelios lo llaman Getsemaní. Ahora ruega al Padre por sí mismo.

Aquí ora con todas las fuerzas de su corazón: “Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra” (Lucas 22:44).

El Padre envía un ángel para fortalecer a Jesús (Lucas 22:43).

Para nosotros y para los discípulos que estaban con Jesús en el huerto, es fácil gozar los momentos de gloria, de milagros y de respuestas a nuestro favor, pero cuán difícil es unirnos a Jesús en sus momentos de dolor, de angustia y de necesidad. No nos quedemos dormidos.

Apartemos un tiempo para reunirnos con Jesús, ayudándole a llevar la cruz: “a fin de conocerle, y el poder de su resurrección y la participación de sus padecimientos, llegando a ser semejante a él en su muerte” (Filipenses 3:10).

Apartemos un tiempo para reunirnos con los que aman a Jesús y cumplir en nuestra carne “lo que falta de las aflicciones de Cristo por su cuerpo, que es la iglesia” (Colosenses 1:24).

De esta manera podremos mirar a nuestro alrededor y tener compasión para llevar el mensaje de salvación y esperanza a los que tanto lo necesitan.