DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


La seguridad de la respuesta de la oración de Jesús

Día 307

“Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y éstos han conocido que tú me enviaste. Y les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos” (Juan 17:25-26).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 22:22; Juan 14:23; Efesios 1:5-7; 5:25; 1 Juan 4:13-15.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús concluye su oración por sus discípulos y por nosotros diciendo: “Padre justo”. Jesús se dirige a Dios como, “Padre” (vv. 1, 5) y “Padre santo” (v. 11). Al concluir su oración declara que su Padre hará justicia. No sólo es Padre, además es santo y es justo.

Jesús hace una promesa al Padre: “Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a conocer aún” (Juan 17:26). Esta promesa asegura el éxito de la misión: hacer conocer al Padre en todas las naciones, a todas las generaciones, y a todas las edades.

La clave del éxito de la misión está en una sola palabra, amor, “para que el amor con que me has amado, esté en ellos, y yo en ellos”. Aquí nuevamente está hablando acerca, de todos los que han sido, somos y serán discípulos de Jesús desde su ascensión al cielo.

¡Qué tremendo es saber que esa misma llenura del Espíritu Santo y ese mismo amor de Dios está disponible para todo aquel que cree en Jesús y que sigue sus enseñanzas!

El amor del Padre, el amor del Hijo en nosotros, y la demostración de ese amor a través de nosotros garantiza que la misión de anunciar a Cristo tendrá éxito. No puede ser nuestro amor, sino el amor de Dios: “Mirad cuál amor nos ha dado el Padre, para que seamos llamados hijos de Dios” (1 Juan 3:1a).

Al estar en Cristo, tenemos la seguridad de su amor a través de su Espíritu Santo que mora en nosotros: “y la esperanza no avergüenza; porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado” (Romanos 5:5).