DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Jesús ora por nosotros (1)

Día 303

"Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos" (Juan 17:20).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Marcos 11:17; Juan 10:16; Hechos 4:32; 13:48-49.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús ora garantizando el éxito en la misión que les encomienda a sus discípulos. Él reconoce que muchos "han de creer en mí por la palabra de ellos".

Han pasado cientos de generaciones, hasta la nuestra, desde que Jesús oró por “los que han de creer en mí por la palabra de ellos”.

Esta es otra gran prueba del poder y la validez de la Palabra, de que no es un libro anticuado, sino que está vigente para cada día, año y siglo. Leemos en Jeremías 31:3b, “Con amor eterno te he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia”. ¡Es maravilloso pensar que antes de que naciéramos, Jesús ya nos amaba y había orado por nosotros y nos conocía por el nombre!

Jesús en su oración al Padre, antes de ser apresado y crucificado, oró por nosotros. Oró por su iglesia.

Jesús es nuestro modelo. Él no sólo oró por sus discípulos, sino por los que "han de creer en mí por la palabra de ellos".

Hoy debemos orar por las futuras generaciones de discípulos, por aquellos que creerán en la palabra de Dios, por nuestras presentaciones del evangelio, nuestras predicaciones, nuestras células de oración, o de estudio bíblico.

También debemos ir y anunciar las Buenas Nuevas. Romanos 10:13-14 nos dice: “Porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo. ¿Cómo, pues, invocarán a aquel en el cual no han creído? ¿Y cómo creerán en aquel de quien no han oído? ¿Y cómo oirán sin haber quién les predique?”

Por fe, hoy declaramos el éxito de la misión de generación tras generación hasta que Él regrese por su iglesia.