DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Pidiendo con confianza

Día 292

“Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese” (Juan 17:4-5).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Daniel 7:13; Mateo 17:2; Marcos 13:26-27; Lucas 11:13; Juan 17:1; Filipenses 2:9-11; 1 Pedro 5:4.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús comienza en Juan 17:5 con las palabras: “Ahora pues...” Está diciendo, “sigamos conversando... esto es lo que sigue”.

La oración es un diálogo con el mejor amigo que Él tiene: su Padre. Y nuevamente Jesús le pide al Padre que lo glorifique.

En Juan 17:4 Jesús le cuenta a su Padre que Él lo ha “glorificado en la tierra... [ha] acabado la obra”, ha cumplido la misión.

“Ahora pues, glorifícame tú al lado tuyo con aquella gloria que tuve contigo antes de la fundación del mundo”. No podríamos siquiera comenzar a entender todo lo que Jesús tuvo que dejar y sacrificar para venir como hombre, “... y se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Filipenses 2:8).

Por la eternidad estuvo en su trono, al lado del Padre. Participó en la creación del mundo y el universo.

Jesús es “... el resplandor de... gloria [del Padre], y la imagen misma de su sustancia” (Hebreos 1:3).

Él está consciente de su origen (“sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba”, Juan 13:3).

Jesús pide con confianza, repite su oración de ser glorificado. Quiere recibir la corona de gloria, como la tuvo desde la fundación del mundo, como merecidamente le pertenece: “Y a todo lo creado que está en el cielo, y sobre la tierra, y debajo de la tierra, y en el mar, y a todas las cosas que en ellos hay, oí decir: Al que está sentado en el trono, y al Cordero, sea la alabanza, y la honra, y la gloria y el poder, por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 5:13).