DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Qué es la vida eterna?

Día 291

“Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado” (Juan 17:3).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 9:10; Juan 17:25; 2 Corintios 4:6; Filipenses 3:10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Escuchamos cantidades numéricas tan grandes que ni podemos imaginar lo que significan. Cantidades como un trillón = 1.000.000.000.000.000.000 son números tan grandes que a la verdad no nos hablan sino de una cantidad muy grande. Lo mismo nos sucede con la eternidad. Infinitamente grande, para poder comenzar a comprender su significado.

Sin embargo, Jesús declara qué es la vida eterna: “Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y...”

La vida eterna es más que nuestro comienzo para poder participar de la vida eterna que Dios nos ofrece, o ir al cielo.

La vida eterna es el conocimiento continuo, íntimo y creciente de Dios. Es la convicción de que Él es “el único Dios verdadero”.

Sin Jesús no podemos tener parte de la vida eterna, pues Él dice: “Y esta es la vida eterna que te conozcan a ti... y a Jesucristo, a quién has enviado”. Recordemos que Jesús es el único camino al Padre y que es el único mediador entre Dios y los hombres. Nuestro primer paso hacia la vida eterna es creer en Jesús.

La vida eterna es vivir en la presencia de Dios a través del conocimiento de Jesucristo.

“Y este es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna; y esta vida está en su Hijo. El que tiene al Hijo, tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida. Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios” (1 Juan 5:11-13).