DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Comenzando en casa

Día 29

“Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús. Este halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo). Y le trajo a Jesús... ” (Juan 1:40-42).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 119:99; Isaías 2:3-5; Lucas 2:36-38; Juan 6:8-9; 8:31-32, 36; Hechos 13:32-33
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Cuando una persona es transformada por el poder del evangelio se convierte inmediatamente en un testimonio viviente de la gracia y misericordia de Dios.

Andrés es una persona que escuchó el mensaje (“uno de los dos que habían oído a Juan”). Lo aceptó y siguió a Jesús.

Inmediatamente fue y buscó a la persona más cercana (“éste halló primero a su hermano Simón”).

El testimonio de Andrés es sencillo. Comenta su experiencia y la de su compañero: “Hemos hallado al Mesías”. Él encontró al Libertador de libertadores. Ese era su testimonio, era verdaderamente libre. Libre del pecado y libre para poder hacer la voluntad del Padre en su vida.

Pero allí no terminó su testimonio, Andrés trajo a Pedro a Jesús. Le presentó al Libertador, al Salvador. ¡Ese es el primer paso sencillo que se requiere de todo cristiano!

Roguemos a Dios para que no perdamos ese primer amor que es el que nos impulsa anunciar a toda persona las Buenas Nuevas.

Pidamos para que Dios nos dé su sentir, amor, compasión y urgencia por los perdidos para anunciarles las grandes maravillas que Dios ha hecho en nuestra vida.

No necesitamos planes complicados para eso. Sólo necesitamos amar verdaderamente a los que están cerca de nosotros y demostrarles el amor de nuestro Salvador Jesucristo.

Aunque para nosotros es natural y obvio, hay mucha gente a nuestro alrededor que no saben de que existe un Dios que los ama y que los quiere bendecir.