DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Escuchando orar a Jesús

Día 288

“Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti” (Juan 17:1).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 121:1-2; 123:1-2; Mateo 11:25-30; Juan 11:41.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Al entrar al capítulo 17 de Juan estamos en “tierra santa”. Acercarse a este capítulo es oír la voz de Dios diciéndole a Moisés: “Viendo Jehová que él iba a ver, lo llamó Dios de en medio de la zarza, y dijo: ¡Moisés, Moisés! Y él respondió: Heme aquí. Y dijo: No te acerques; quita tu calzado de tus pies, porque el lugar en que tú estás, tierra santa es” (Éxodo 3:4-5).

En este capítulo tenemos el testimonio del apóstol Juan, quien estaba cerca y escuchó a Jesús orando. Cuán bienaventurado es acercarse a Jesús y escucharlo orar: “Por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo [Jesús] siempre para interceder por ellos” (Hebreos 7:25). Hoy Él está intercediendo por mí, ese es su rol principal para esta dispensación: “... Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros” (Romanos 8:34).

Cuán reconfortante es saber que tenemos un Dios que nos ama con amor eterno; que nos sostiene y no nos olvida en esos momentos de prueba cuando nos acercamos a Él y que nos anima a descansar y confiar en Él.

Es curioso que todas las oraciones de la Biblia están dirigidas al Padre. El Nuevo Testamento nos enseña que debemos dirigirnos al Padre a través del Hijo.

Levantemos los ojos al cielo para que el Espíritu Santo abra nuestros ojos y podamos dirigirnos al Padre y unirnos en intercesión con Jesús por un mundo que desesperadamente necesita encontrar al Salvador.