DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¡Declaraciones increíbles!

Día 286

“Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo” (Juan 16:33).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Salmos 85:8-9; Romanos 5:1-2; Gálatas 6:14; 2 Timoteo 3:12.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús nos da su Palabra para que tengamos paz. El obedecer su Palabra y orar la Palabra nos da unidad con Él, por consiguiente tenemos paz: “Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz”.

Si somos creyentes auténticos, la aflicción está garantizada: “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad”. La clave en medio de la aflicción es la fe. ¡En Jesús podemos confiar en medio de la más grande tormenta!

¿Por qué debemos confiar en Jesús? Él nos afirma: “Yo he vencido al mundo”. Jesús menciona esto momentos antes de llegar a Getsemaní. ¡Llega allí vencedor, con paz, y lleno de confianza en el Padre.

“¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez, o peligro, o espada? Como está escrito: Por causa de ti somos muertos todo el tiempo; somos contados como ovejas de matadero. Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó. Por lo cual estoy seguro de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Romanos 8:35-39). Cuántas veces al atravesar momentos difíciles en nuestra vida con sólo leer las verdades de este párrafo, nos llenamos de gozo, de paz y de esperanza. Esto no quiere decir que en toda ocasión va a calmar la tormenta, pero sí, que nos va a llenar de su paz en medio de las dificultades.