DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Interdependencia radical e íntima

Día 277

“Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir” (Juan 16:12-14).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Joel 2:28-29; Hechos 1:2-3; 1 Corintios 2:9-10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús siguió instruyendo a sus discípulos después de la resurrección, y después de ascender. Lo hizo por medio del Espíritu Santo: “Aún tengo muchas cosas que deciros”.

Los discípulos al no haber recibido aún la plenitud del Espíritu no podían “sobrellevar” todas las enseñanzas de Jesús. Necesitaban la fortaleza del Espíritu para entender la seriedad de la Gran Comisión.

La relación del Espíritu Santo, Jesús y el Padre nos muestra un ejemplo increíble de interrelación, suma confianza, vulnerabilidad e intersujeción: “Porque [el Espíritu] no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere”.

Podemos aquí visualizar el papel profético del Espíritu: “no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere”.

Si el Espíritu Santo se sujetó sólo a decir lo que oyó del Hijo y del Padre, cuánto más debe respetarse el mismo principio en el papel profético de la iglesia. No debe tomarse ligeramente el decir “profetizo” a menos de que sea exactamente lo que Dios o el Espíritu haya hablado a nuestro corazón. Decir “profetizo” no debe ser una moda de la iglesia. El profeta: “no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere”.

Cuán reconfortante es saber que el Padre, Hijo y Espíritu Santo nos sigue hablando, se sigue comunicando con sus hijos y nos sigue preparando para su venida. Leemos en Salmos 25:14 “La comunión íntima de Jehová es con los que le temen, y a ellos hará conocer su pacto”.

“Y os hará saber las cosas que habrán de venir”. Velemos y escuchemos.