DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Lo que se reseca, se corta y muere

Día 264

“Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto...” (Juan 15:5).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Romanos 6:22; 12:5; 2 Corintios 3:4-6; Filipenses 1:11; 2:13.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús ya ha dicho que Él es “la vid verdadera”. Por primera vez en el capítulo Él dice “vosotros [sois] los pámpanos”.

Es muy fácil que un pámpano se seque, y que por lo tanto deje de servir como tal y no dé ningún fruto.

Un pámpano es frágil y muere por sí mismo inmediatamente. Depende siempre de la vid, del tronco, de su savia.

La tarea nuestra como pámpanos, es ocuparnos en nuestra “salvación con temor y temblor” (Filipenses 2:12).

Ese ocuparnos con “temor y temblor” consiste en asegurarnos que permanecemos en Jesús, así como Él ha decido permanecer en nosotros: “... y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo” (Mateo 28:20).

¿Quién es este Jesús que está con nosotros en todo momento? Es el mismo que dejando toda su gloria y esplendor y dejando su trono y su comodidad vino para vivir entre nosotros dándonos su luz, trayendo sanidad, restauración y esperanza a cada persona que quiera recibir su regalo de amor.

¿Es posible amar como nos amó Jesús? No si primero no recibo su amor. No si no creo que me ama hoy. No si no creo que murió por mí para que yo no tuviera que sufrir ese dolor y castigo. Día a día recibimos sus regalos de amor y su mayor regalo es Jesús mismo. Una vez que recibo a Jesús en mi corazón con toda su grandeza, con todo su esplendor y con toda su gloria, entonces no puede dejar de brotar lo que hay dentro de mi corazón.

Entonces, y sólo entonces, comenzaremos a servir como “buenos” pámpanos y llevaremos “fruto”, “más fruto” y “mucho fruto”.