DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Dependencia total

Día 262

“Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí” (Juan 15:4). 
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 12:33; Juan 6:68-69; 2 Corintios 5:15; Colosenses 2:6-7; 1 Juan 2:6.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Permanecer es la acción voluntaria de quedarse en un lugar, en este caso, quedarnos con Jesús en todo momento de nuestro andar en la tierra. Escuchando su voz, sus mandatos y poniéndolos en práctica.

"Permaneced en mí" indica una dependencia total en aquel que nos sustenta, pues en Jesús, “todas las cosas... subsisten” (Colosenses 1:17).

La única manera de continuar limpio (siendo “podado”) y dar fruto, es a través de una relación íntima con Jesús.

Pudiéramos decir que es una relación de sangre: su savia corriendo a través de nuestra vida, así como la savia del tronco pasa a las ramas, a los pámpanos.

Muchas veces hemos tratado de llevar a alguien a Jesús por nuestros propios esfuerzos, dones o conocimiento, y hemos experimentado el fracaso. Debemos tener la presencia de Jesús siempre en nuestra vida, para que por nuestro testimonio las personas lo puedan ver a Él en nosotros.

“Y yo en vosotros”, actualmente indica que la acción de permanecer en Él nos asegura que Él permanecerá en nosotros. Así como dice en Hebreos 13:21: “Os haga aptos en toda obra buena para que hagáis su voluntad, haciendo él en vosotros lo que es agradable delante de él por Jesucristo…”

Hace unos años leí a un autor que mencionó este versículo así: “Así como yo permanezco en ustedes, ustedes permanezcan en mí”.

El énfasis de su amor es que es incondicional, que Él siempre está allí por nosotros. Sólo tenemos que llegar a Él pues nos espera con los brazos abiertos (ver Lucas 15).