DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Desobediencia = sordera a la voz de Dios

Día 257

“Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo...” (Juan 14:28-30).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 17:5; Lucas 10:40-42; Romanos 10:17; Hebreos 11:27.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Jesús ha hablado. En sus palabras, les promete a los doce que enviará al Espíritu Santo; les preparará un lugar; los preparará para que Él y el Padre y el Espíritu Santo moren en ellos; les asegura la paz y que pronto volverá por ellos. ¡Qué más se puede esperar!

Las palabras de Jesús: “Si me amarais, os habríais regocijado”, muestran que los discípulos no le prestaron atención. Ellos estaban tan concentrados en ellos mismos; que podían comprender bien la misión de Jesús. ¡Aún necesitaban al Espíritu Santo para recibir todas las preciosas promesas del capítulo 14.

Jesús les había dicho: “Si me amáis, guardad mis mandamientos... El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” (Juan 14:15, 21). 

Ahora al final les dice: “Si me amarais, os habríais regocijado”. La implicación clara aquí es que aún no estaban cumpliendo sus mandamientos. La única muestra de amor a Jesús es la obediencia radical, lo cual produce paz y un gozo inexpresable.

¿Será que la ausencia de gozo en la vida de un creyente es muestra de desobediencia y falta de atención a la palabra de Dios?

Jesús declara que su enfoque y su misión está en Dios a quien Él obedece y ama: “Porque el Padre mayor es que yo”. Su enseñanza viva es su atención y obediencia absoluta al Padre. Jesús vivió todos sus días enfocado a una Persona, el Padre. Aun desde su adolescencia dijo: “¿No sabíais que en los negocios de mi Padre me es necesario estar” (Lucas 2:49b).