DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Judas, ¡principios para no llegar a ser como él!

Día 237

“De cierto, de cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar... Y después del bocado, Satanás entró en él” (Juan 13:10-11; 21-30. Leer todo el pasaje).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 6:7, 13; 1 Corintios 10:12-13; 2 Corintios 1:5-8; Hebreos 2:2-3.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

  1. Nadie llega a ser “Judas” instantáneamente. Él ya estaba pecando. Era ladrón: “vosotros limpios estáis, aunque no todos… No estáis limpios todos”.
  2. Tarde o temprano “Judas” sale a la luz: “A quien yo diere el pan mojado, aquél es. Y mojando el pan, lo dio a Judas Iscariote hijo de Simón”.
  3. La misión y aspiración de Satanás es que los discípulos lleguen a ser como él; discípulos escogidos de Jesús traicionando a su Creador Salvador: “Satanás entró en él [Judas]”.
  4. Judas siempre causa desconcierto entre los discípulos; es un agente de conmoción y de división. Satanás usa a los tales para distraer a la iglesia de enfocarse en Jesús. “Entonces los discípulos se miraban unos a otros, dudando de quién hablaba. Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús. A éste, pues, hizo señas Simón Pedro, para que preguntase quién era aquel de quien hablaba. Él entonces, recostado cerca del pecho de Jesús, le dijo: Señor, ¿quién es?”
  5. Cuando “un Judas” renuncia a su relación con Jesús de ser un discípulo, conmueve el corazón de Jesús, el corazón de Dios: “Habiendo dicho Jesús esto, se conmovió en espíritu”.
  6. Nadie está exento de llegar a ser “un Judas”. La clave, para que esto no suceda, está en mantener una relación vibrante y cercana a Jesús: “Y uno de sus discípulos, al cual Jesús amaba, estaba recostado al lado de Jesús”.
  7. Judas fue un traidor, comenzó pecando (robando) y terminó siendo poseído por Satanás y suicidándose. ¡No vale la pena escoger el camino de Judas! Jesús es el único “camino, verdad y vida”.