DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Quiere recibir toda la gloria?

Día 221

“Jesús les respondió diciendo: Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado. De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto” (Juan 12:23-24).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Isaías 53:10-12; 55:5; 2 Corintios 5:15; 1 Pedro 2:9-10.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Unos griegos quieren ver a Jesús. Andrés y Felipe le hablan a Jesús que unos hombres lo quieren ver. La respuesta de Jesús es un poco diferente: “Ha llegado la hora para que el Hijo del Hombre sea glorificado”.

¿Por qué es diferente esta respuesta? Jesús se da cuenta que hay personas de otras naciones que han entendido su misión, por lo tanto llegó la hora de cumplirla.

Recibir gloria, significa, recibir el honor, recibir el reconocimiento, llegar a ser “alguien”. Muchos quieren la gloria y el honor.

¿En la vida cristiana cómo se recibe?

Jesús da una respuesta que no es muy popular hoy en día: “De cierto, de cierto os digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, queda solo; pero si muere, lleva mucho fruto”.

En el reino de Dios, en donde Jesús reina, la gloria se recibe sólo dando la gloria a Dios. La única forma de dar la gloria a Dios, es vivir 100% para Él. Es una entrega total a los propósitos de Dios. Una muerte completa a mis metas, a mi reconocimiento. Es olvidarse de la palabra “mis”, y aferrarse a una sumisión completa y ser obediente a Dios. En otras palabras, morir a uno mismo.

Entonces, y sólo entonces, habrá fruto: “mucho fruto”. Y la gloria la recibirá solo Dios. La vida de Jesús es la demostración de este principio. Lo dio todo, renunció a todo para que Dios lo glorificara.