DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¡Queremos ver a Jesús!

Día 220

"Había ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta. Estos, pues, se acercaron a Felipe, que era de Betsaida de Galilea, y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús. Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús" (Juan 12:20-22).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Juan 9:5-7; Efesios 1:17-18; Romanos 8:34; Hebreos 7:25.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Hoy hay mucha gente buscando a Dios. Estamos en días donde la espiritualidad ha renacido. La búsqueda es incesante.

El escritor de Eclesiastés dijo: “... Y [Dios] ha puesto eternidad en el corazón de ellos, sin que alcance el hombre a entender la obra que ha hecho Dios desde el principio hasta el fin” (3:11). Aunque Dios puso eternidad en nuestros corazones, nacemos con un gran vacío que nadie ni nada puede llenar, sino sólo Jesús y esto lleva a las personas a una búsqueda incesante de lo verdadero, de lo estable, de respuestas a la vida, y sólo en el momento en que recibimos a Jesús, es cuando podemos entender quién es el que puede satisfacer esta necesidad.

Como dice 2 Corintios 3:13-16: Cuando las personas se convierten, Jesús les quita el velo de sus ojos y corazón, y enseguida pueden ver quién es Él.

En el pasaje arriba: “ciertos griegos entre los que habían subido a adorar en la fiesta... se acercaron a Felipe... y le rogaron, diciendo: Señor, quisiéramos ver a Jesús”. Querían adorar, querían satisfacer el vacío de sus corazones. Ni siquiera eran judíos de nacimiento, pero querían conocer al Dios de las edades.

Felipe hace lo correcto: “Felipe fue y se lo dijo a Andrés; entonces Andrés y Felipe se lo dijeron a Jesús”.

¿Qué es lo que debemos hacer con aquellos que están buscando a Jesús, que lo quieren ver? Lo primero y lo más esencial es orar por ellos. Debemos llevar sus nombres a Jesús, decirle, “este y aquel” quieren verte. Jesús que ya sabe, te llamará y te hará partícipe de su misión.