DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


Efectos de un buen testimonio

Día 219

“Y daba testimonio la gente que estaba con él cuando llamó a Lázaro del sepulcro, y le resucitó de los muertos. Por lo cual también había venido la gente a recibirle, porque había oído que él había hecho esta señal. Pero los fariseos dijeron entre sí: Ya veis que no conseguís nada. Mirad, el mundo se va tras él” (Juan 12:17-19).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Hechos 1:8; 5:32; 1 Juan 5:9-12; Apocalipsis 1:1-2.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

La fiesta de la pascua era la celebración de la independencia del pueblo de Dios de la esclavitud egipcia. Se conoce como la salida, "el Éxodo", y está registrado en el libro que lleva el mismo nombre. Se celebraba al Libertador, Dios, quien usó a su siervo Moisés para guiar al pueblo a la libertad. La clave fue la noche cuando un ángel salvó la vida a todo aquel cuya puerta estaba cubierta por la sangre. Era el día de independencia nacional, pero era más que un día de fiesta, duraba toda una semana. Miles venían a Jerusalén para celebrar.

Ahora, hay una razón más para celebrar y testificar: “Y daba testimonio la gente que estaba con él cuando llamó a Lázaro del sepulcro, y le resucitó de los muertos”.

Muchas personas dicen que no tienen el don de evangelismo, pero el mandato de testificar no es sólo para unos cuantos. No necesitamos de grandes fórmulas o seminarios para contarle a otros cómo Jesús transformó nuestras vidas y cómo Él nos sigue bendiciendo día a día. No hay nada más poderoso que dar testimonio de lo que ha hecho Jesús en nuestra vida. Cuando le hablamos a alguien acerca de lo que yo creo o acerca de la doctrina de mi iglesia, las personas no tienen interés de escuchar, pero si les cuento lo que me ha sucedido a mí cuando conocí a Jesús, eso no se lo pueden refutar. El efecto de testificar lo que Jesús ha hecho, mueve a "la gente a recibirle [a Jesús], porque había oído que él había hecho esta señal".

Cuando la gente escucha quien es Jesús... “¡mirad, el mundo se va tras él”.