DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


¿Qué haría si sabe que Jesús está muy cerca de usted?

Día 218

“... Al oír que Jesús venía a Jerusalén, tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle, y clamaban: ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel¡ Y halló Jesús un asnillo, y montó sobre él, como está escrito: No temas, hija de Sion; he aquí tu Rey viene, montado sobre un pollino de asna” (Juan 12:12-15).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Mateo 27:11; Lucas 19:5; Colosenses 1:15-18; Apocalipsis 3:20; 19:16.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Recibirle: "Tomaron ramas de palmera y salieron a recibirle". Si usted no lo recibe, si usted no lo invita, Él seguirá de largo y usted se perderá la oportunidad de que Él viva con usted y en usted.

Alabarlo y adorarlo: "¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor, el Rey de Israel!" Él quiere que usted lo reconozca como el que es: el Dios omnipotente, el creador, el sustentador de todo. Por lo tanto nos postramos ante Él y lo adoramos y alabamos.

Permitirle que Él sea el Señor (amo) y Rey de toda su vida (de todo lo que usted es): "¡El Señor, el Rey de Israel!" Él no viene como huésped. Él quiere ser el Dueño de casa, el Amo. Y no sólo eso, Él quiere ser Soberano, su Gobernador, su Rey, Él quiere que usted se rinda ante Él como un esclavo por amor.

Permitirle que Él lo use a usted como Él quiere: “Y halló Jesús un asnillo, y montó sobre él”. El asnillo no se opuso a que Jesús lo usara. ¡Qué privilegio llevar a Jesús hacia otras personas, a las multitudes! No hay mayor honra que servirle a Él, no importa cómo quiera usarnos.

Saber que esta es la voluntad de Dios para su vida, es decir, es la profecía de Dios para usted: ¡Que le sirva a Jesús!: “Como está escrito: No temas, hija de Sion; he aquí tu Rey viene, montado sobre un pollino de asna”. El profeta indicó cómo serviría el burrito. Dios ya ha decidido cómo quiere usarlo. Busque la voluntad de Dios para su vida y comience a servirle en donde Él le puso.

Mi Señor, mi Rey, te adoro, te exalto, te alabo, te sirvo, pídeme lo que quieras, soy tu siervo, ¡úsame!