DEVOCIONALES La Perspectiva del Águila


La respuesta del amor es amor + gratitud

Día 214

“Seis días antes de la pascua, vino Jesús a Betania, donde estaba Lázaro... a quien había resucitado de los muertos. Y le hicieron allí una cena... Entonces María tomó una libra de perfume de nardo puro, de mucho precio, y ungió los pies de Jesús, y los enjugó con sus cabellos...” (Juan 12:1-3).
  • Leer
  • Meditar
  • Escribir
  • Aplicar
  • Orar
  • Compartir

Lecturas adicionales:

    Marcos 14:3; Lucas 10:39-42; Efesios 5:20; 2:5-6; 1 Tesalonicenses 5:18.
1.¿Cuáles son los principios que me enseña la Biblia?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión


2. ¿Cómo puedo aplicar hoy estos principios a mi vida?
Para guardar sus progresos debe registrarse o iniciar sesión

Este acontecimiento fue tres o cuatro días antes de lo que llamamos nosotros Semana Santa. Pronto habría otra muerte y otra resurrección. Ahora sería la muerte por nosotros, y la resurrección con poder para darnos vida abundante en el Espíritu.

Jesús visita a sus amigos, Lázaro, Marta y María. Ellos están agradecidos por el amor de Jesús, por el milagro que Dios hizo a través de Él: "Le hicieron allí una cena". Le hicieron un banquete.

Los roles como de costumbre: Marta ocupada con los quehaceres, Lázaro el anfitrión y "María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada" (Lucas 10:42b).

María entendió que la respuesta del amor es amor más gratitud. Lázaro en cierto sentido es una ilustración de nuestra vida. Estábamos muertos en delitos y pecados, pero Jesús nos ha resucitado a novedad de vida y a vida abundante.

Tomemos el rol de María, escojamos la "buena parte", entreguemos a sus pies lo más preciado que tenemos.

Muchas veces cuando pensamos en diferentes personajes de la Biblia y de la cercanía que tuvieron con el Padre o con Jesús, nos hubiera gustado ser esa persona en ese momento y escuchar sus palabras de amor y aceptación. Hoy día, así como María, cuando amamos a Jesús con todo nuestro ser, con todas nuestras fuerzas, podemos palpar su presencia tan deseada por cada uno de nosotros.

¡Ah!, María tomó la posición del esclavo que limpiaba los pies sucios de su amo. Una semana después, el Maestro haría lo mismo con sus discípulos.